jueves, 23 de noviembre de 2017

Potenciar en la Isla frutales más rentables

Por Ledys Camacho Casado, Opciones

El respaldo al desarrollo de varias cadenas agroalimentarias con potencialidades para sustituir importaciones e incrementar las exportaciones, a partir de una mayor y eficiente producción basada en la innovación tecnológica y en función de mejores rendimientos, es una de las prioridades en la renovación del modelo económico cubano.

Con ese propósito se suscribió recientemente en La Habana un proyecto de cooperación para fortalecer las cadenas productivas a nivel local en cinco municipios de dos provincias del país por un monto de 4,8 millones de dólares.

Se trata de un programa cuyo objetivo fundamental es mejorar el desempeño de la cadena de frutales, para lograr incrementos entre 10 y 30 % de las producciones de guayaba, mango y frutabomba, y contribuir así a la seguridad alimentaria de la población cubana, a partir de los aportes al Programa Nacional de Frutales que tiene como esencia la satisfacción de la creciente demanda.

Los cinco territorios pertenecen a las provincias de Artemisa y Santiago de Cuba, en el occidente y oriente del país, respectivamente, en los que se prevé concertar el incentivo de los agricultores con el encadenamiento productivo, industrial y la comercialización, con vistas a la sustitución de importaciones y a la diversificación y aumento de las exportaciones, desde un desarrollo más sostenible.

Según trascendió durante la rúbrica del documento, el proyecto de colaboración se ejecuta a través del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), y a partir de un fondo aportado por Canadá, cuyo financiamiento se empleará en la logística requerida en la ejecución del programa.

Participaron en la concreción del acuerdo, la vicepresidenta del Grupo Agrícola, Arisbel Ferro Barrios; la representante-residente del PNUD en Cuba, Soledad Bauza; la agente oficial del Programa de la embajada de Canadá, María Carla Alzugaray; y el subdirector de Organismos Internacionales del Ministerio del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Carlos Fidel Martín.

Frutas más rentables

Cuando se abunda en los resultados inmediatos previstos se exaltan los referidos a la posibilidad de potenciar las capacidades locales y nacionales para diagnosticar, proyectar y gestionar estratégicamente los frutales, mediante un enfoque de cadena productiva, la comprensión del mercado y el análisis de oportunidades, para lograr retornos sostenibles a la inversión.

Otro efecto significativo es el de aumentar las capacidades de las cooperativas para elevar los niveles y calidad de la producción, procesar y comercializar frutas frescas y envasadas hacia disímiles destinos, favoreciendo el empoderamiento de mujeres y jóvenes en las zonas rurales.

También se espera mejorar el aseguramiento de los proveedores de insumos y servicios de relevancia para la cadena productiva y, además de tener un mercado bien identificado, se cuenta, sobre todo, con agricultores dispuestos a llevar adelante inversiones y a aprovechar al máximo las posibilidades y el valor agregado de sus producciones.

Según explicó Arisbel Ferro, vicepresidenta del Grupo Agrícola, rector de la actividad de frutales en el país y en el que se concentran unas 80 empresas, es vital impulsar el desarrollo de esta rama porque se trata de cultivos con una tradición y cultura muy ricas, como es el caso de la zona de Artemisa, una de las beneficiadas, donde estratégicamente se pueden implementar programas de este tipo en corto tiempo.

“Para eso -dijo- se cuenta con la infraestructura necesaria pues allí funciona un polo productivo, ya establecido con plantaciones atendidas de forma permanente por trabajadores con gran experiencia en el sector, calificados para asumir producciones de dimensión industrial y muy favorecidos por la cercanía a todo el andamiaje creado en la Zona Especial de Desarrollo Mariel para incentivar las inversiones y exportaciones ”.

A propósito subrayó en particular el interés del mercado canadiense cuya demanda ya se identifica con algunos cultivadores locales para determinar los productos, estaciones y preferencias en general, un indicador más de la plena seguridad y el potencial para desarrollar con éxito este proyecto.

En cuanto a la provincia de Santiago de Cuba, señaló que también se caracteriza por unas tierras y clima muy favorables, una infraestructura industrial instalada y funcionando por años, con algún nivel de deterioro por limitaciones financieras, y asociada además a una red de productores con muy buena disposición y preparación para desarrollar los frutales tropicales, incluso aquellos reconocidos como exóticos o de poca presencia pero de muy buena aceptación en el mercado nacional, sobre todo en el turismo y, por supuesto, con fines exportables.

La representante-residente del PNUD, Soledad Bauza, destacó la satisfacción de ese organismo de poder acompañar esta iniciativa que se enraíza en una política nacional de desarrollo para fortificar la cadena productiva de frutales, que apunta a la ejecución de metas muy importantes asociadas a la innovación y los modelos tecnológicos, al trabajo a escala local y con total sinergia e integralidad.

Puntualizó que desde 2009 laboran con el Ministerio de Agricultura en varias iniciativas vinculadas con la aplicación de modernas tecnologías y el uso de las buenas prácticas en los campos cubanos; ahora en este proyecto se suma Canadá, lo cual demuestra las amplias posibilidades de actuar de forma multilateral máxime cuando se trata de contribuir directamente con los Objetivos de Desarrollo de Naciones Unidas hasta 2030.

Aprendiendo de los huracanes (I)


Dirigentes de los consejos de defensa provincial y municipal, representantes de varios ministerios rectores, así como de la Contraloría General de la República, valoran la distribución de los recursos, las acciones preventivas y de control. Hoy se estudian nuevas experiencias dejadas por el devastador meteoro



Por DELIA REYES, CARIDAD CARROBELLO y los estudiantes de Periodismo ADIEL GUEVARA, DAYÁN GONZÁLEZ y JOSÉ MANUEL PÉREZ

Fotos: YASSET LLERENA y MARTHA VECINO

Onilda Oquendo vive en el poblado habanero de Cojímar. Todas las mañanas, cuando se asoma a la puerta de su casa, mira con ojeriza hacia la costa. Ese mar que bate olas suaves a unos pocos metros, semanas atrás destrozó la calle 21 y sus aceras, lanzó piedras contra las casas, dañó equipos eléctricos y muchas pertenencias de las familias que allí habitan.

“Quisiera mudarme de aquí”, dice con firmeza. Aunque agradece la ágil reparación de los daños en la zona, la ayuda material y el apoyo humano recibidos, rechaza vivir otro embate como el de Irma.

“Hubo una buena organización para atender a los damnificados de Cojímar. Por el barrio pasaron los técnicos de la Vivienda, valoraron afectaciones, y de ahí nos fuimos a la Oficina de Trámites perteneciente al consejo popular, donde determinamos cómo pagar lo adquirido. Me vendieron a mitad de precio colchones, equipo de cocción, ajuar doméstico, módulo de aseo, los materiales para arreglar mi casa y recibí gratis artículos de donaciones”, puntualiza.

Por su parte, el octogenario mayabequense Roberto Somodevilla, quien perdió parte del techo de su vivienda en el barrio de El Machete, zona costera de Santa Cruz del Norte, manifiesta: “Doy un gran aplauso a quienes han conducido este proceso tan complejo. Se nos ha dado atención especial, no faltaron alimentos, ni las visitas de las autoridades”.



Muchas zonas costeras, como la calle 21 de Cojímar, de inmediato comenzaron la recuperación tras el paso de Irma.

Sin embargo, en este mismo municipio y en otros territorios del país, personas afectadas aseguran que por su casa no pasaron para valorar los daños. Así lo confirma la habanera Tamara Molina Rodríguez, secretaria de la Asamblea Municipal de Plaza de la Revolución, y jefa del grupo de trabajo temporal del Consejo de Defensa Municipal (CDM): “Por razones organizativas, en El Castillito solo atendemos los 1 209 casos del levantamiento inicial, pero sabemos que hay otros pendientes”.

Erick Rodríguez Pino, al frente del Puesto de Mando No.1 del Consejo Popular Santa Cruz 1, corrobora la existencia de familias no visitadas. Y añade: “Algunas personas dicen que no les pusieron en su planilla todo lo necesario, debería comprobarse por especialistas si esa queja es real o no”.

Una muestra de pesquisa incompleta la encontramos también en el municipio camagüeyano de Sierra de Cubitas, en el Consejo Popular La Gloria-Piloto. Allí, Deibis Perdomo Gallardo teme dar a luz antes de que finalmente acaben de actualizarle la planilla técnica, y así adquirir el resto de los materiales que faltan para terminar de arreglar el techo de su morada.

“Nos vendieron 24 tejas de fibrocemento, al 50 por ciento del precio. Ya las tenemos colocadas, pero cada vez que llueve, se filtra toda la casa”, afirma.

A solicitud de las periodistas, en la Oficina de Trámites de esta localidad, Mercedes Frenale, técnica de Vivienda, busca el expediente del esposo de Deibis, Edermis Rodríguez Marreza. Y efectivamente aparecen las 24 tejas vendidas, pero los otros recursos necesarios brillan por su ausencia.

Ciclón fuera de serie

Ante un evento de desastre, el órgano económico-social –estructura del Consejo de Defensa Nacional integrada por diferentes organismos rectores– es el que establece los distintos procesos, determina los destinos de los recursos y las normas legales para obtenerlos.



En la Oficina de Trámites de Punta Alegre, Ciego de Ávila, todavía no se estaban inscribiendo los casos de derrumbes totales en el momento de la visita de BOHEMIA.

“El huracán Irma sobrepasó experiencias anteriores”, expresa Alejandro Gil Fernández, viceministro primero del Ministerio de Economía y Planificación (MEP). “Los recursos, fuerzas de apoyo para la recuperación y sus equipamientos, y los dirigentes fundamentales del país, se movilizaron no hacia una sola provincia, sino a 12, incluyendo las menos afectadas”.

“Ha sido una situación atípica”, coincide Adalberto Carbonell Sotto, director general de Política Fiscal del Ministerio de Finanzas y Precios (MFP). Detalla que se pusieron en práctica disposiciones legales para la entrega gratuita de donaciones; para los créditos, subsidios y bonificaciones a las personas afectadas; por ejemplo, en la venta de materiales de la construcción y de útiles del hogar el 50 por ciento del costo lo asume el presupuesto del Estado; hubo modificaciones a la política tributaria, así como fue establecido un sistema de trámites para damnificados. Muchas provincias no lo dominaban.

La cardenense Caridad Himely Yanes, del Consejo Popular Pueblo Nuevo Sur, señala que en la Oficina de Trámites estaban desorientados al principio y le llenaron mal los papeles (una línea en blanco entre las asignaciones de materiales, luego un nombre mal escrito y finalmente faltaba la firma de la persona autorizada, que en su caso era la trabajadora social). Esto provocó que en tres ocasiones regresara al lugar, porque en el punto de venta de materiales de la construcción no aceptaban el documento.

Al trasladar este criterio a Alfredo del Pino Espinosa, primer secretario del Partido en Cárdenas, admite que el proceso de tramitación se inició sobre la marcha, pues el deseo era que todo saliera rápido para ayudar lo más pronto posible a la población; de ahí imperfecciones que han ido erradicándose.

Otra reclamación de los damnificados está en el acceso igualitario a las donaciones internacionales, como los colchones. Magalys Estrada Díaz, al frente de la Dirección General de Colaboración Económica, del Ministerio del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, explica que los donativos recibidos son muy variados y no responden a la necesidad ni a la cantidad de afectados, sino a la decisión particular del donante. Constituyen una ayuda que Cuba agradece porque reflejan la solidaridad con nuestro pueblo en momentos difíciles; pero solo son un complemento, el peso fundamental de los recursos de la recuperación está en el propio país.

Desvelos de una nación


Los auditores han controlado cada proceso y recurso asignado o vendido a los damnificados.

Por muy fuertes que sean los daños materiales y humanos causados por el huracán Irma, no es posible compararlos con el saldo de 1 126 personas fallecidas y los destrozos causados por el Flora en la zona oriental de Cuba, en octubre de 1963.

Aquella tragedia llevó a establecer el programa de Voluntad Hidráulica, cuya piedra angular fue la construcción de represas en toda la geografía nacional –242 embalses– para controlar los grandes volúmenes de agua provocados por intensas precipitaciones.

Dicho programa fue impulsado por el Comandante en Jefe Fidel Castro, igual que el de la Revolución Energética, ejecutado a partir de 2004 para erradicar vulnerabilidades del sistema electroenergético nacional.

La instalación de grupos electrógenos, por ejemplo en hospitales y policlínicos o en centros de elaboración de alimentos, como fábricas de lácteos y panaderías, han permitido mantener los servicios básicos para la población tras los huracanes e impulsar la recuperación del sistema eléctrico y de las comunicaciones en el más breve plazo.

Desde el punto de vista de la prevención, Cuba constituye un paradigma. Cuando se pronostica el posible azote de un meteoro queda activado el Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil, el cual dispone que cada organismo actúe mediante su plan de reducción de riesgos, evitación de pérdidas materiales y de vidas humanas.

Debido al cambio climático, los ciclones se han vuelto más intensos en la región. Ike, Gustav, Sandy, Mathew y más recientemente Irma, han dejado nuevas experiencias que se aplican –o estudian- con el fin de hacer más eficaz este sistema de enfrentamiento a desastres y la erradicación de vulnerabilidades.

S.O.S: la vida primero

“Atención, atención, a todos los habitantes del barrio El Machete: deben evacuarse de inmediato porque habrá fuertes penetraciones del mar…”. De esta forma un carro altoparlante anunció el peligro en la costa mayabequense, la tarde-noche en que Irma torcía su rumbo hacia el norte.



Quioscos de Comercio Interior, donde se vendieron alimentos a precios asequibles, sirvieron de alivio a muchas familias damnificadas.

Allí, los pobladores salieron de las casas amenazadas, pero en otros lugares bajo riesgo hubo quienes hicieron caso omiso a las órdenes de los consejos de defensa. Osnely Cruz Díaz, madre de dos niños, no se quiso evacuar. Su precaria vivienda de madera y techo de fibrocemento, en Itabo, municipio matancero de Martí, sufrió derrumbe total. Aún llora cuando recuerda aquel momento.

“Las autoridades y los medios de comunicación deberán ser más convincentes para lograr una mayor percepción del riesgo, pero también habrá que establecer una obligatoriedad”, estimaron los matanceros Marilú González y Pedro Mantilla, quienes sí salieron a tiempo hacia la casa de familiares.

Wilfredo González Cruz, primer secretario del Partido en el municipio matancero de Martí, expresa que “aunque evacuamos a muchos pobladores en peligro, debemos seguir trabajando en la conciencia de quienes se niegan a salir de sus domicilios y tampoco ponen a buen recaudo sus pertenencias”.

El dirigente explica que para disminuir daños económicos en este territorio agrícola trasladaron hacia zonas seguras a más de 5 800 cabezas de ganado y bajaron los molinos de viento; en la Unidad Empresarial de Base (UEB) Salinera Matanzas desmontaron los cinco bancos de transformadores, el brazo apilador y los motores de bombeo; además, sacaron de antemano la producción terminada y se elevó todo lo que quedó en almacenes.

“A pesar de que teníamos asegurados los techos con cabillas, el viento dañó el fibrocemento de la mitad de las instalaciones”, lamenta Blas Hernández Santos, director de la UEB, quien en el día de la visita de BOHEMIA no contaba con suficientes materiales para arreglar los techos.

“Las tejas se han destinado a la recuperación de las viviendas de la población afectada”, explica el viceministro primero del MEP. Otras prioridades son las naves de la avicultura, que resultaron muy dañadas; la estrategia es recuperarlas lo más rápido posible para retomar la producción de huevos. Asimismo, los hospitales, las escuelas y las instalaciones del Turismo reciben un mayor respaldo.

Lo que el viento sigue llevándose



Recibimos gratis las donaciones internacionales, corrobora la habanera Milagros Vázquez Pérez.

Osmelio Guerra, poblador de El Machete, es un hombre precavido: protegió las tejas de fibrocemento de su casa con sacos de arena de 75 a 80 kilogramos. Lo cuenta con orgullo a los reporteros. Pero no todo el mundo resguardó los techos.

Según el informe del Consejo de Defensa Nacional, dado a conocer a finales de septiembre, más de 23 560 viviendas sufrieron pérdidas totales de cubierta y 103 691 presentaron daños parciales en esta.

Respecto a ese impacto, un trabajo publicado en la revista Juventud Técnica llama a erradicar los errores que conducen a desastres en las viviendas e instalaciones. Sugiere emplear materiales y diseños capaces de resistir las fuerzas de un huracán. Propone, además, que planificadores, inversionistas, diseñadores y constructores de cada obra, valoren la ubicación de estas en zonas de alto riesgo de marejadas, inundaciones y vientos fuertes.

Las cubiertas ligeras, por ejemplo, son muy cuestionadas, no solo en el sector residencial sino también en el estatal por su gran fragilidad, ya que cada vez que un ciclón azota, las tejas, lo mismo de fibrocemento, que de fibroasfalto o de zinc, se van a bolina.

Trabajar en un programa nacional para reducir paulatinamente esa vulnerabilidad haría más fuerte la labor preventiva y ahorraría recursos.

En el MEP, el viceministro primero informa que existe un programa de construcción de viviendas, y para las personas subsidiadas se edifican células básicas habitacionales con paredes de bloques y techo de placa, pero no hay una estrategia de país para potenciar la sustitución de cubiertas ligeras por sólidas en las casas con fortaleza para ello.

“El presidente del Consejo de Defensa Nacional ha indicado estudiar a profundidad todas las experiencias que emanan del huracán Irma. Por parte del órgano económico-social se evalúan alternativas y las discusiones técnicas, para luego disponer estrategias en cuanto a los sistemas constructivos a implementar. Pero está claro que cuando pasa un huracán no se puede esperar. Lo más rápido y barato es solucionar de inmediato el problema aunque sea poniendo tejas”, razona Alejandro Gil.

Mirando hacia el techo



Los escombros son una importante fuente de materia prima para obtener áridos, afirman en Mayabeque, sin embargo hay provincias en que no se aprovechan suficientemente.

Autoridades de las provincias visitadas han emprendido iniciativas respaldadas por la producción local de materiales.

Julio Antonio Gallardo, director general de Infraestructura e Inversiones, del Consejo de la Administración Municipal (CAM) de Santa Cruz del Norte, razona que Irma provocó desgracias, pero también ha dado la oportunidad de potenciar fortalezas.

“Para ser menos vulnerables a próximos eventos hidrometeorológicos, en este municipio estamos pensando poner cubiertas de viguetas y plaquetas a las casas que así lo soporten y construir viviendas con módulos prefabricados Sandino, con este mismo techo”, puntualiza.

En Villa Clara, la Universidad Central Martha Abreu tiene desde hace años la propuesta de utilizar molinos para reciclar escombros y producir áridos que potencien los techos sólidos.

En Cárdenas proponen que con el técnico de la Vivienda, Planificación Física y el arquitecto de la comunidad, se haga un proyecto que certifique en los consejos populares el cambio de cubierta sólida para los casos de afectados que así lo requieran.

“Estamos aprovechando la piedra de potrero y los desechos de las construcciones para molerlos y hacer bloques u otras estructuras. Pero hay que acabar de organizar mecanismos para la compra y utilización de los escombros, pues eso dinamizaría la disponibilidad de áridos. Algunos trabajadores por cuenta propia lo hacen, sin embargo el Estado no”, sostiene Lázaro Vicente Suárez Navarro, presidente del CAM.

Otra medida para mejorar las cubiertas de las casas, añade, sería bajarles los precios a los materiales de techo como las vigas y lozas. “La gente hoy compra lo más rápido y barato, que son las tejas de fibrocemento, pero, ¿no será mejor un techo sólido, que resista un largo tiempo?”.

Lázaro Vicente razona que Cuba debe emprender las construcciones de mejores viviendas. Igualmente, hay que revivir la ayuda directa de los centros laborales a las personas necesitadas. Y puntualiza: “Lo estamos escribiendo todo porque estas y otras experiencias hay que darlas a conocer”.

El Lada Vesta pone rumbo a Cuba

URL corto

La primera remesa de 320 automóviles está lista para su exportación a Cuba. Todos los automóviles se enviarán el día 5 de diciembre, según comunicó el director general de la empresa, Mijaíl Riábov, a los medios rusos. El alto cargo añadió que el suministro de coches seguramente continuaría en 2018.
Los taxistas cubanos utilizarán coches Lada Vesta que ya han sido pintados de amarillo. Lada Vesta se basa en la tecnología de LADA B/С diseñada por los ingenieros de AvtoVAZ con la participación de los expertos de la Alianza Renault-Nissan.
La producción de Lada Vesta empezó en la fábrica de Izhesvk en septiembre de 2015. Durante el primer año, la empresa produjo 50.000 automóviles de dicho modelo, que llegó a ser uno de los más populares en el mercado automotriz ruso.

Triunfo y crepúsculo del capitalismo

Por Alejandro Nadal, La Jornada

Antes de la gran crisis financiera de 2007 era raro escuchar hablar de capitalismo. El sistema social y económico existente en el mundo era considerado por la ideología dominante el resultado de un proceso natural. Si en alguna ocasión se hablaba de capitalismo era sólo para indicar que se trataba de un sistema ganador, un esquema de relaciones sociales que había triunfado sobre todos los demás (como lo demostraba el colapso del comunismo en la Unión Soviética). Hoy las cosas han cambiado.

A partir de la debacle de 2007 y del fracaso de la política macroeconómica para superar sus efectos negativos, hablar de capitalismo y de su evolución es algo común. Los reveses que sufre el capitalismo son múltiples y se necesita estar ciego para no percibirlos.

El primer fracaso se sitúa en el plano del crecimiento. Los economistas del establishment piensan que a raíz de la crisis estamos frente a un proceso de lento crecimiento o estancamiento secular. Pero lo cierto es que la tasa de expansión del capitalismo global ha venido disminuyendo desde hace más de 45 años. Entre 1972 y 2017 la tasa de crecimiento anual del PIB de los 20 países miembros de la OCDE disminuyó de 4.2 a 2.5 por ciento. Se trata de una tendencia de largo plazo y no de un problema coyuntural.

El segundo frente en el que fracasa el capitalismo se relaciona con la política económica. Es cierto que en las décadas de la posguerra la mezcla de política macroeconómica dio buenos resultados, pero hoy la política económica no es capaz de sacar a la economía mundial del entumecimiento. La política monetaria explora nuevos territorios mediante la inyección desorbitada de liquidez al sistema financiero, pero el efecto sobre la economía real ha sido muy débil o nulo (como en Japón durante los pasados dos decenios). Por su parte, la política fiscal no ha podido escapar del terrible dilema que le ha impuesto el sistema financiero global: si el Estado no disciplina sus finanzas, el mercado de capitales le castigará.

El tercer fracaso se relaciona con la única fuente de legitimidad social y política que tenía el capitalismo, a saber, su capacidad de mejorar el bienestar de las grandes masas de la población. Ese resultado no sólo depende de la acumulación continua de capital (hoy debilitada), sino de la redistribución de los logros económicos entre la población. Entre 1945 y 1975 el capitalismo desarrollado pudo elevar el nivel de vida promedio de la población. Sin embargo, desde 1973 el crecimiento de los salarios se estancó y el aspecto redistributivo del régimen de acumulación se transformó radicalmente. El ahorro neto privado comenzó a declinar, mientras aumentaba el flujo de crédito hacia el sector privado. Los análisis de Wynne Godley demuestran que el incremento en la demanda agregada alimentado por el crecimiento del endeudamiento fue el principal factor detrás del crecimiento económico en Estados Unidos. A su vez, ese crecimiento estuvo ligado al abultado déficit en la cuenta corriente de la balanza de pagos y al endeudamiento externo. Las siguientes décadas estuvieron marcadas por una desigualdad creciente y la transferencia de recursos desde las clases más bajas hasta los más privilegiados de la pirámide social.

El cuarto frente en el que el capitalismo ha fracasado es quizás el más importante. La red de instituciones que proporcionan estabilidad al capitalismo es compleja y desempeña muchas funciones. Pero quizás el apoyo decisivo lo recibe de la idea de que capitalismo, democracia y libertad son criaturas que nacieron en el mismo nido. La verdad es que en ocasiones el capitalismo no ha tenido más remedio que respetar el sistema democrático, pero cuando se ha sentido fuerte ha escogido el camino de la violencia y la represión. Ese fue el destino de Allende y de Mossadegh.

A veces al capital le ha resultado costoso agachar la cabeza y aceptar esquemas de redistribución y garantías de mayor seguridad social y libertad de asociación para la clase trabajadora. Por eso de la Gran Depresión emerge el estado de bienestar. No fue una concesión graciosa de la clase capitalista. Pero una vez que el capital recuperó sus fuerzas, la democracia pasó a segundo plano. Las decisiones políticas se toman ahora por las élites de las corporaciones, bancos y otros agentes de los mercados financieros. Hoy el crecimiento del sistema financiero y la globalización de mercados y cadenas de valor se encargan de disciplinar a los gobiernos. Por la vía electoral no se puede cambiar la desigualdad o alcanzar un nuevo estado de bienestar. Las elecciones son el camuflaje perfecto para disfrazar la explotación y degradar a los ciudadanos al nivel de simples consumidores (aunque cada vez con menor poder de compra).

El triunfo enfermo del capitalismo reside en haber eliminado a la oposición para mantener operando un sistema disfuncional y a todas luces injusto. Pero ese éxito marca al mismo tiempo el principio del crepúsculo. Si alguna vez lo fue, hoy el capitalismo ha dejado de ser el soporte de una sociedad democrática, justa y estable.

miércoles, 22 de noviembre de 2017

Gozan de aceptación mundial productos exportados por Cienfuegos





Cienfuegos,  (ACN) Hacia varias latitudes del mundo la provincia de Cienfuegos exportó 23 productos en el 2017, con un reconocido nivel de aceptación en los países receptores, gracias al cumplimiento en Cuba de las normas de calidad exigidas por los mercados internacionales.

José Ramón Ignacio Fernández, especialista de la Delegación Territorial del Ministerio del Comercio Exterior (Mincex), dijo a la ACN que el azúcar, el café, el tabaco, el carbón vegetal y los mariscos constituyen los productos fundamentales enviados al exterior desde esta provincia.

España, Turquía, Rusia y Francia son los mercados europeos más beneficiados por las mercancías cubanas, y a ellos les siguen los países de Asia, algunos de Centroamérica y Canadá, declaró.

De acuerdo con Ignacio Fernández, Cienfuegos exporta un volumen importante de carbón vegetal hacia Estados Unidos, donde tiene mucha aceptación.

Todos los productos salen al exterior cumpliendo con la norma cubana de calidad, homologada a la norma de la Organización Internacional de Normalización (ISO, por sus siglas en inglés), que le permite a Cuba insertar sus mercancías en los mercados internacionales, aseguró el especialista.

La ISO es muy exigente en la evaluación de parámetros como color, sabor, marca, tamaño, temperatura, pero Cuba siempre exporta los artículos luego de garantizar todos los requisitos exigidos por los compradores del orbe, manifestó.
Además, Cienfuegos cuenta con dos laboratorios y una oficina territorial de normalización, encargados de hacer las supervisiones de control a los productos exportables, advirtió el especialista del Mincex.

En el actual año los artículos exportados por la provincia le han reportado al país más de 285 millones de pesos, una cifra considerable para la sostenibilidad de la economía del país, donde las importaciones lastran el presupuesto del Estado.

Cuba recibe primer lote de locomotoras procedentes de Rusia

Cuba recibe primer lote de locomotoras procedentes de Rusia

CC0 / Unsplash
AMÉRICA LATINA
URL corto
2
2870321
LA HABANA (Sputnik) — Llegaron al Puerto de Mariel (noroeste cubano) siete de las 15 locomotoras adquiridas por la Unión de Ferrocarriles de Cuba (UFC) a la compañía rusa Sinara – Maquinaria de Transporte, informó a periodistas un directivo de la empresa estatal cubana.
“Llegaron siete de los 15 equipos adquiridos este año; para la primera quincena de enero está prevista la entrada al país de las ocho restantes y, además, vendrán otras 28 durante 2018”, dijo el director adjunto de la UFC, Rolando Navarro.
Las máquinas del tipo TGM 8 proceden de la fábrica de Liudínovo, situada a 400 kilómetros de Moscú, en Kaluga, tienen una capacidad de arrastre de 1.600 toneladas, una velocidad promedio de 80 kilómetros por hora y un costo estimado en 1,73 millones de dólares.
Según la UFC, estos equipos prestarán servicio en el occidente del país en labores de carga y transporte de la zafra azucarera, combustible, contenedores y alimentos.
Navarro explicó que equipos TGM 4 y TGM 8 se han empleado con anterioridad en la zafra azucarera, en particular los segundos, que operan en la isla desde hace dos décadas.
Entre las innovaciones que incorporan las máquinas recién llegadas, del tipo diésel hidráulico, se cuentan su motor más potente, un compresor nuevo, además de mejoras en la transmisión y los sistemas de señalización de mando y control.
De acuerdo con Navarro, el contrato incluye la capacitación de los técnicos cubanos en la propia fábrica durante la fase de construcción de los equipos, y de hecho ya 15 operarios y 15 mecánicos recibieron esa preparación.
En una segunda fase, según el director adjunto, el adiestramiento continuará en el Taller de Angosta en la Zona Especial de Desarrollo de Mariel, en Cuba, junto a técnicos rusos para garantizar la puesta en marcha de las locomotoras.

Turismo cubano boga entre tormentas

En fecha, Cuba pone a punto todos sus destinos de sol y playa, para desquitarse pronto del huracán Irma. Pero el efecto Trump permanece bajo interrogantes.

SUCESOS Redacción IPS Cuba 22 noviembre, 2017


El grueso de los hoteles de la cayería norte de Cuba se recuperó del castigo del huracán Irma, para iniciar la temporada alta en fecha temprana.

Foto: Tomada de tripadvisor.co.uk

Con noticias simultáneas de un récord en la recepción de visitantes extranjeros y la reapertura de varios polos del turismo de playa que fueron severamente dañados por el huracán Irma, Cuba confirmó sus expectativas de conseguir un alza fuerte del sector este año, a pesar de la multiplicación de nubarrones climáticos y políticos externos.

El primero de noviembre comenzó la temporada alta cubana, que dura hasta abril, con la entrada en operaciones de todos los destinos turísticos del país, incluidos los cayos Coco, Guillermo y Santa María, entre los más importantes de Cuba, que habían quedado tan destruidos por el huracán Irma entre el 7 y el 10 de septiembre, que se vieron obligados a cerrar totalmente sus puertas por mes y medio.

Las urgentes labores de restauración de la red hotelera y de las instalaciones extrahoteleras, emprendidas de inmediato por empresas de constructores de todo el país, comprendieron también a otros polos vecinos, como Varadero y el norte de Holguín, con daños igualmente, aunque en medida menor.

Una semana después del inicio de la temporada alta, el Ministerio de Turismo (Mintur) anunció la recepción de cuatro millones de visitantes internacionales. Esa cifra, récord del 2016, se alcanzó esta vez con 54 días de antelación: el 6 de noviembre. Las autoridades no han renunciado a ver este año en el país la cantidad que había previsto antes del desastre Irma.

El ministro de Turismo, Manuel Marrero, declaró a la prensa durante la Feria Internacional de La Habana (Fihav 2017) que confiaban en recibir en 2017 hasta 4,7 millones de visitantes. El plan a inicios de año era de 4,2 millones, pero un primer semestre con récord de 2,6 millones, alentó previsiones más optimistas, que se mantienen a pesar de la desaceleración observada tras el paso de Irma.

El huracán provocó en septiembre que “agencias de viajes cancelaran muchas reservas por temor a que las instalaciones no estuviesen listas para la temporada”, comentó el experto José Luis Perelló.

Pero con las labores de reparación constructivas, Cuba logró tener disponibles el primero de noviembre 366 hoteles, con 68.000 habitaciones, informó el ministro Marrero. Más de la mitad son gestionados por 20 cadenas internacionales, entre ellas las españolas Meliá e Iberostar. En sendos comunicados, estos grupos hoteleros reportaron la reapertura para la temporada de todos los hoteles afectados por Irma.


Desde 70 ciudades importantes del mundo, viajan cada año a Cuba más de cuatro millones de visitantes, a bordo de alguna de las 68 líneas aéreas conectadas con este país.

Foto: Tomada de Radio Rebelde

El único obstáculo, sin embargo, no solo ha sido la desaceleración observada en septiembre tras pasar por el archipiélago cubano uno de los huracanes más desastrosos en la historia meteorológica caribeña. A Cuba le amenaza otra tormenta.

El gobierno de Donald Trump inició una cuestionada campaña de denuncias por presuntos ataques sónicos que habrían provocado trastornos de salud a 24 diplomáticos estadounidenses en La Habana. Bajo ese supuesto, Washington aconsejó primero a sus ciudadanos no viajar a Cuba y luego, el 8 de noviembre, publicó nuevas disposiciones y regulaciones de los Departamentos de Estado, del Tesoro y de Comercio, que agravan el bloqueo económico y comercial con Cuba, y restringen más los viajes a este país.

La Habana calificó estos pasos de la Administración Trump como una vuelta al lenguaje de la Guerra Fría y un retroceso tras el acercamiento logrado con el gobierno de Barack Obama.

La industria del turismo, que se había beneficiado por el fuerte crecimiento de visitas de estadounidenses desde 2015, pudiera ser uno los sectores económicos que sienta más el efecto de esta regresión.

En 2016 llegaron a Cuba 284.565 estadounidenses, cifra igualada en tan solo los cinco primeros meses del presente año, según informes oficiales.

De las consecuencias de las medidas de Trump hablarán la temporada alta y la evolución del próximo año. (2017).

martes, 21 de noviembre de 2017

Exitoso desempeño del turismo de cruceros en Cuba

Por: Dr.C. José Luis Perelló Cabrera, Especial para Excelencias News Cuba 

Tras un septiembre caracterizado por el azote del huracán Irma, las alertas de viajes por parte del gobierno estadounidense por los supuestos ataques sónicos y el anuncio de nuevas restricciones y regulaciones para viajar a Cuba, que provocaron la desaceleración en el ritmo de crecimiento de las llegadas internacionales de visitantes; el mes de octubre concluyó con un comportamiento favorable, creciendo un 4,3% con respecto a octubre de 2016. 

El acumulado en las llegadas internacionales al cierre de octubre fue de 3 millones 935 mil visitantes, que representa el 21,3% de crecimiento en relación a igual período de 2016; de estos, 3,3 millones de turistas de estancia y 477 mil a bordo de buques cruceros. Estos resultados permiten prever el arribo de poco más de 4,7 millones de visitantes al finalizar el actual año. 

Para la actual temporada alta el sector turístico oferta todos los productos y modalidades, que en su conjunto identifican el producto turístico integrado de la Mayor de las Antillas; con 68 mil habitaciones en 382 hoteles, 88 de estos administrados por 20 cadenas hoteleras internacionales. 

El turismo canadiense continúa como principal mercado con 965 mil turistas hasta el cierre de octubre, a pesar de mostrar una desaceleración en su crecimiento producto de la devaluación del dólar canadiense y el aumento en los precios de los paquetes turísticos para el destino cubano. 

Resultados significativos se presentan en el crecimiento acumulado de todos los mercados principales procedentes de Alemania (4,7%), Francia (19,4%), Reino Unido (9,2%) España (14,1%), Italia (1,2%), México (7,2%), Argentina (1,5%), Rusia (89,3%) y China (14,2%). 

Situado como segundo mercado, después de Canadá, el segmento de viajeros estadounidenses crece en el 163,4% en que 544 mil estadounidenses han visitado el país hasta octubre; la mayoría de ellos a bordo de buques cruceros. 

Crece en importancia el turismo de cruceros 

El turismo de crucero, una de las modalidades turísticas más extendidas a nivel mundial, representa una opción viable para garantizar un crecimiento en los flujos de visitantes, ante una oferta de servicios de alojamiento que no garantiza la demanda de estancia en varias islas caribeñas. 

El Caribe se ha convertido en la principal zona del crucerismo mundial, con el 40% de cuota de participación; mientras que, durante varios años, Cuba se mantuvo excluida de los itinerarios de las mayores líneas de cruceros del Caribe. 

Hasta el cierre del mes de octubre de 2017, se reporta un sostenido flujo de visitantes de cruceros; teniendo como principal puerto de atraque a La Habana, que ha recibido 28 buques cruceros que han realizado más de 270 escalas portuarias. 

Según un informe del 4 de noviembre del presente año elaborado por U.S.- Cuba Trade and Economic Council, Inc., con sede en New York, se expone que las tres grandes compañías de cruceros de EE.UU. que incluyen a Cuba en sus itinerarios, dejarán más de 623 millones de dólares en ingresos a estas navieras, entre los años 2017 y 2019. 

Según datos ofrecidos por el informe, los 286 viajes hacia Cuba, que en esos años se espera que realicen las compañías Norwegian Cruises Lines (NCL), Carnival y Royal Caribbean, transportarán unos 455 mil pasajeros. 

El informe puntualiza que en 2016, cuando se restablecieron estos viajes desde Estados Unidos a Cuba, los ingresos brutos de estas tres compañías de cruceros sumaron en conjunto 28 mil 800 millones de dólares, correspondientes a todos los viajes de sus 144 embarcaciones y operadas con sus diferentes marcas. 

También se calcula que los viajes de los barcos de estas tres compañías significarán para Cuba, ganancias por 64 millones de dólares en gastos de cruceristas y 19 millones de dólares por concepto de tasas portuarias. 

El presidente de U.S.- Cuba Trade and Economic Council, John S. Kavulich, informó que el ingreso bruto de las 52 compañías estadounidenses que desde 2014 han tenido presencia en Cuba suman un millón de millones, una cifra nada despreciable para las empresas de Estados Unidos, que las regulaciones y restricciones del gobierno de Donald Trump pretenden suprimir. 

Dr.C. José Luis Perelló Cabrera, Especialista en Desarrollo Turístico. 

Excelencias News Cuba se reserva los derechos de este artículo, en caso de compartir el contenido, por favor, respetar el crédito. 

http://www.excelenciascuba.com/noticia/exitoso-desempeno-del-turismo-de-cruceros-en-cuba

JOAQUIN BENAVIDES. Sobre un programa de estabilidad económica para Cuba

Por Joaquin Benavides

Las propuestas hechas por Humberto Pérez * y por Pedro Monreal ** han estimulado los comentarios de Joaquín Benavides Rodríguez, autor invitado de este blog, quien ocupó los cargos de Ministro- Presidente del Comité Estatal de Trabajo y Seguridad Social de Cuba (1980-1986) y de Ministro de Gobierno y Presidente de la Comisión Nacional del Sistema de Dirección de la Economía (1986-1991), desempeñando, además, la responsabilidad de Viceministro de Economía del Ministerio de Transporte entre 1991 y 2003.

* Ver, Humberto Perez. “Comentarios sobre la unificación de las tasas de cambio en Cuba” , 20 de noviembre de 2017 https://elestadocomotal.com/2017/11/20/humberto-perez-comentarios-sobre-la-unificacion-de-las-tasas-de-cambio-en-cuba/

** Ver, Pedro Monreal. “Un programa de estabilidad económica para Cuba”, 15 de noviembre de 2017 https://elestadocomotal.com/2017/11/15/un-programa-de-estabilidad-economica-para-cuba-2/


20 de noviembre de 2017

Estimados Pedro y Humberto:

Me referiré indistintamente a los documentos de ambos para hacer más fácil mi exposición. Trataré de exponer mis opiniones y comentarios sin entrar en contradicción explícita con ninguno de los dos, claro que en varios aspectos será evidente que no coincidimos.

Me referiré a las excelentes imágenes de las hélices y las lanchas. Facilita mucho la comprensión del orden de cómo proceder e incluso del ritmo.

Estoy convencido que hay que comenzar por la hélice de la creación de condiciones básicas para el establecimiento de un sector cooperativo y privado que en dos o tres años sea capaz de absorber más de un millón de trabajadores. Sin esta medida no creo que sea posible ni pensar siquiera en un Programa de Estabilidad Económica de Cuba, con las consecuencias políticas que no poderlo hacer conllevaría.

Es verdad que con el desarrollo del sector privado y cooperativo algunos pudieran acumular riquezas en demasía, socialmente inaceptables según los principios de nuestra filosofía política, pero hay medidas para contrarrestar el problema y mantenerlo bajo control. Pero lo más importante es que una legislación que regule al sector privado y cooperativo, permitiría erradicar el desorden que la falta de regulación está permitiendo, a los ojos de todos, que se estén creando y proliferando verdaderos capitales clandestinos que se alimentan del robo a los activos estatales y que ninguna Contraloría puede resolver. Lo más que puede hacer es constatarlo en la falta de control. Pero una vez terminada la contraloría continua el robo y se incrementa la corrupción, alimentado todo por la escasez de cualquier cosa. Eso no es Socialismo.

En la legislación que se elabore, tendría que ser obligatorio el registro de cada empresa grande, mediana o pequeña y también de las cooperativas que actúen como una empresa, en las oficinas de la ONAT o una creada a esos efectos en el Ministerio de Finanzas. También tendría que ser obligatorio abrir una cuenta bancaria en pesos cubanos CUP en la sucursal de uno de los bancos que operan en el país y una cuenta en divisas (USD, EURO, u otra) solo para ingresar. Una vez acreditado el dinero recibido en la cuenta, el banco transferiría a la tasa de cambio del día a la cuenta en CUP del cliente privado o cooperativo. No sería legal y por tanto no se admitirían pagos entre empresas sean privadas, cooperativas o estatales en otra moneda que no sea el Peso Cubano (CUP).

Podrían operar en igualdad de condiciones con las empresas del Estado. Las empresas privadas y cooperativas tendrían que llevar contabilidad avalada por la firma de un contador con estatus reconocido. El impuesto que se les imponga, que debe ser aprobado por la Asamblea Nacional, debe establecerse sobre la utilidad, igual que a las empresas del Estado.

Yo que tuve alguna experiencia en elaborar legislaciones y someterlas a aprobación del Gobierno, estoy seguro de que 6 meses es un término más que suficiente para preparar un Decreto Ley que regule todo lo concerniente a la creación de empresas privadas y cooperativas. Se le puede dar vigencia por tres años y pasado ese periodo revisarla. Esa Legislación es lo estrictamente necesario para poder echar a andar la segunda hélice y también la tercera.

La lancha con la segunda hélice, que sería la del saneamiento de la empresa estatal debe comenzar a navegar en cuanto se haya publicado en la Gaceta Oficial la legislación sobre el sector privado y cooperativo.

De la empresa estatal a la empresa pública

Yo soy partidario, según lo expresé en otro documento, en convertir las llamadas empresas estatales en Empresas Públicas, o sea en S.A, propiedad del Estado Cubano (Ver, “PYMES estatales”, 29 de junio de 2017, https://elestadocomotal.com/2017/06/29/joaquin-benavides-rodriguez-pymes-estatales/). Parece lo mismo, pero no es igual. No me voy a extender, porque no es el tema principal en este asunto, pero permitiría que la contabilidad que surja, después de saneadas, refleje la realidad, porque en las empresas estatales la cuenta de capital es ficticia y por lo tanto el cuadre se puede ajustar. Por otra parte, ante la lista que ha publicado el Gobierno de EE.UU de casi todas nuestras empresas que formalmente pudieran ser estimadas como empresas militares, el convertir en Empresas Públicas todas las empresas cuyo único dueño fuera el Estado Cubano, haría inoperante el listado. Por supuesto tendría que haber un Registro Oficial donde aparecerían todas esas empresas con los datos que aparecen en todos los registros de empresas del mundo.

Coincido con la propuesta de Humberto de que, con la segunda hélice, navegando en la segunda lancha, podría comenzar de inmediato el proceso de saneamiento de la empresa estatal, introduciéndole a modo de prueba la nueva tasa de cambio de 1CUC=25 CUP, lo que contribuiría hacer a priori más transparente su contabilidad a la que se sumarian, también a modo de prueba, el efecto de los nuevos salarios aprobados y también el de los nuevos precios mayoristas. Todo ello, repito, a modo de prueba y para poder examinar el efecto.

La tercera hélice, la adopción de una tasa de cambio única, tendría, en mi opinión que comenzar a operar casi simultáneamente con la del saneamiento, pero diferenciándola en su ritmo. He venido defendiendo y continúo haciéndolo, que la tasa única de cambio que se adopte debe ser la misma que la de la población, o sea 1CUC=25CUP. Si van a coexistir un sector privado y cooperativo organizado en empresas con el sector estatal, no creo posible ni justo para el sector estatal que quede en condiciones de inferioridad con el privado. Pero su aplicación al sector estatal no debería ser al mismo tiempo para todas las empresas.

Se debería comenzar a aplicar la tasa única de cambio de 1×25 a las empresas exportadoras y a aquellas otras que, como las del turismo, se supone que aplicándoles esa tasa van a ser ampliamente beneficiadas, sanearles su contabilidad y extraerles la fuerza de trabajo sobrante, si la tuviese. A esas empresas se les pudiera aplicar el impuesto “visible” a que se refiere Monreal, pero también se les podría obligar a adquirir bonos del Estado, redimibles en un determinado período de tiempo y para objetivos también determinados como inversiones, pero que pudieran aparecer en su contabilidad como parte de sus activos.

Considero que en ese momento también se les debe aumentar el salario a todos los trabajadores, en base no a una Reforma Salarial, que considero muy complicada y no se ajusta a nuestra situación actual, pero si a una Escala Salarial, aprobada por el Gobierno para aplicársela a los trabajadores que hayan quedado en las plantillas reajustadas una vez concluido el saneamiento de la empresa.

Hay un principio que defiendo desde los años 80: los incrementos salariales deben ser para los trabajadores que quedan en las empresas racionalizadas o saneadas. El salario debe estar relacionado con el trabajo y no con la seguridad social y cuando en un centro de trabajo se le paga a un trabajador por no trabajar o por trabajar menos de lo que debe, eso es seguridad social y no salario. Por tanto, el incremento del salario debe ser posterior a la reestructuración de la empresa y su costo debe financiarse con la reducción que se ha hecho de gastos o con el incremento de la productividad.

Lo decisivo para que -con la devaluación y los nuevos precios mayoristas- pueda extraerse fuerza laboral de las empresas que no logren trabajar en condiciones de rentabilidad, es que el sector privado y cooperativo haya alcanzado la necesaria pujanza para absorber esa fuerza laboral. Si no es así habrá que durante un tiempo subsidiar la fuerza de trabajo para no crear desempleo y dejar las familias desamparadas.

Precisando la secuencia

Resumiendo, mi opinión en términos de hélices y lanchas: La primera hélice que debe ir en la lancha más rápida, pero sin violar pasos, o sea que se le dote de una legislación bien elaborada y que evite chapucerías, debe ser la creación de condiciones para que las empresas privadas medianas y pequeñas y las cooperativas, puedan comenzar a operar y desarrollarse a fin de que les sea posible ir asimilando a los trabajadores que no tendrán empleo en las empresas estatales saneadas y reestructuradas.

La segunda hélice, que corresponde a la del saneamiento y reestructuración de las empresas comenzando por las exportadoras y del turismo, comenzaría a moverse en una lancha más lenta a partir de que la legislación para la empresa privada y cooperativa haya sido promulgada y avanzaría determinando la situación rentable de las empresas importadoras, estableciendo un orden en base a la complejidad de la solución en función de los intereses de no afectar la economía. En la medida que el sector privado y cooperativo vaya creciendo, el ritmo de la segunda lancha puede ser mayor.

La tercera hélice, que corresponde a la adopción de una tasa de cambio única de 1CUC=25 CUP con la devaluación correspondiente iría en la lancha más lenta que comenzaría a aplicarse en las empresas exportadoras, y del turismo, una vez saneadas y reestructuradas. Después abordaría las importadoras netas con un criterio de solucionar primero las menos complejas y después a las más complejas, hasta llegar a aquellas que no tengan solución salvo liquidarlas como empresas. Si en ese momento no se han reubicado todos sus trabajadores habrá que subsidiarlos por la asistencia social durante un periodo determinado. En todos los casos de la tercera hélice, una vez concluido el trabajo y extraído los trabajadores sobrantes, se aplicaría la escala salarial aprobada por el Gobierno a los trabajadores que hayan quedado en la empresa con mayor contenido de trabajo.

Costos y salarios

Coincido con la opinión de Humberto de que al pasar la tasa de cambio actual de 1CUC=1CUP a la tasa que en este caso propongo de 1CUC=25 CUP deben recalcularse los inventarios existentes y todos los elementos del costo que resulten influidos por esta devaluación del CUP y su reflejo en los costos totales y en los precios mayoristas de las empresas. Habrá que establecer nuevos precios de empresa. Los precios mayoristas habrá que calcularlos para el mercado mayorista que deben ser similares a los que se apliquen a las ventas al sector estatal y al sector privado y cooperativo.

Soy partidario de producir un importante aumento de salarios en las tarifas que perciban los trabajadores que en definitiva queden trabajando en las empresas saneadas y que queden trabajando en condiciones de rentabilidad. A los trabajadores que en ese proceso pasen a trabajar en el sector privado y cooperativo los salarios que les corresponderían se rigen por otras reglas.

Esa es una de las razones, pero no la única por la que no propondría realizar una Reforma General de Salarios. Una Reforma General de Salarios implica un proceso bastante complejo que supondría definiciones con respecto a la Organización de los Salarios para las cuales las empresas y el país en su conjunto carecen de cuadros y especialistas con la suficiente preparación para llevarla a cabo. Eso podría convertirse en un elemento de trabazón adicional a los que ya tenemos en la organización de la economía.

Yo sería partidario de un método más sencillo: a partir de un incremento global del fondo de salarios para las empresas estatales, calculado centralmente, aplicar el incremento en las tarifas de las empresas una vez saneada su contabilidad y certificada de que pueden operar rentablemente. Separar y calcular diferenciadamente el salario de la Educación y la Salud, que no pudieran quedarse fuera de un incremento del salario en el país. Suponiendo que se lograran trasladar del sector estatal al privado y cooperativo en tres años un total de un millón de trabajadores ello significaría un importante ahorro una parte del cual podría dedicarse a mejorar el salario de los trabajadores que continuarían en las empresas estatales y demás actividades priorizadas del país.

Subsidios y transferencias de activos estatales

No tengo claro donde se concentran los 14,465 millones de pesos para subsidios a la exportación y la sustitución de importaciones. Incluso tengo menos claro lo de que el sector agropecuario concentre el 67% de las empresas estatales irrentables del país. No cuestiono los números, sino la causa y el origen de los números.

Recuerdo que cuando en los años 90 se decidió crear las Unidades Básicas de Producción Cooperativa (UBPC) a partir de las empresas agrícolas estatales, realmente no se crearon cooperativas, sino que en vez de sanearles su contabilidad y convertirlas en verdaderas cooperativas, se les dejaron todos sus activos fijos, constituidos en una gran cantidad de maquinaria, implementos e instalaciones totalmente inutilizadas, y se incorporaron a la contabilidad de las empresas agropecuarias, sobre todo las de cultivos varios. Que yo sepa, esos activos no se liquidaron nunca y aunque quizás a algunos se les dio de baja por los métodos establecidos, es posible que una buena cantidad continúen depreciándose y como ese proceder puede convertir en irrentables a muchas empresas, el presupuesto resuelve el problema subsidiándolas. No estoy seguro que sea así, pero sería necesario despejar bien el asunto.

Por esa razón, entre otras, las UBPC no son verdaderas cooperativas, sino son un engendro adscrito a las empresas estatales agropecuarias, que deciden casi todo sobre su funcionamiento y planes. Habría que convertirlas en cooperativas agropecuarias, con una legislación específica para ellas procediendo a extraerles todos los activos fijos sobrantes. La Corporación para la Transformación de Activos Estatales (CTAE) que propone Monreal puede ser el instrumento adecuado para ello.

No soy partidario de que los activos que sean extraídos de las empresas estatales, en el proceso de saneamiento, pasen a ser propiedad directamente de las empresas cooperativas y privadas. Soy partidario que con ellos se realice un proceso de evaluación que determine, aunque sea aproximadamente, su valor real y que puedan ser adquiridas mediante compra por las empresas cooperativas y privadas, aunque para ello tengan que recibir un crédito “blando”. Hay que erradicar para siempre de nuestra economía el traspaso de activos que no sea mediante compra-venta.

Metas sociales, flexibilidad institucional y agregación política 

En cuanto a las etapas y su duración estoy de acuerdo con lo que propone Monreal, pero sometido a la flexibilidad que permiten las hélices y las lanchas.

Asimismo, estoy de acuerdo con que el posible costo de la devaluación sobre los precios al consumidor sea compensado mediante un subsidio a productos y servicios básicos y también a los grupos poblacionales vulnerables.

Por supuesto que estoy absolutamente de acuerdo con que las metas sociales son predominantes y en general con la formulación que hace Monreal sobre el desempleo, los salarios y las condiciones homogéneas para los contratos laborales para todos los sectores de propiedad y gestión en lo relativo a derechos laborales esenciales.

Coincido con Humberto en que debe abrírseles a las empresas privadas y cooperativas, posibilidades de importación y exportación a través de un esquema especializado de comercio exterior. Darles la posibilidad de comprar recursos productivos en empresas mayoristas creadas al efecto y que empresas ferreteras y de suministro de otros insumos, de capital totalmente extranjero o mixtas, puedan abastecerlas, utilizando mecanismos de consignación, e incluyendo formas de pagos online desde el extranjero por parte de socios o familiares que los apoyen y contribuyan al país con capital fresco en divisas.

Coincido también con Humberto en que debe autorizarse el desarrollo de entidades mixtas entre empresas estatales y cooperativas, entre empresas estatales y empresarios privados nacionales y entre cooperativas y empresarios privados que aporten capital fresco para ayudar a nuestros planes de desarrollo.

Finalmente coincido totalmente con Humberto en las propuestas que hace acerca de cómo organizar socialmente a los empresarios cubanos y a los cooperativistas. En los inicios de la Revolución todos apoyamos a la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) y esos agricultores eran tan empresarios privados como los que ahora queremos incorporar activamente a la economía nacional. Nadie podría poner en duda el carácter patriótico y de apoyo decisivo al Socialismo que en nuestro proceso desempeñó la ANAP. No tenemos derecho de dudar de otros cubanos, que en una situación económica compleja y difícil para la nación se incorporen al empresariado privado y se asocien en apoyo al país y al Socialismo cubano.